Gracias-Dios

4 Oraciones para decir “Gracias” a Dios hoy

Nuestras vidas pueden ser abrumadoras, desalentadoras y difíciles. Podemos desanimarnos, frustrarnos y quemarnos fácilmente por circunstancias o relaciones que están fuera de nuestro control. En esas estaciones donde nos sentimos desesperanzados e impotentes, lo mejor que podemos hacer es alejarnos de los desafíos y volvernos hacia Cristo. Cuando recordamos que Dios está en control y que nuestras vidas no son nuestras, recordamos que tenemos un Salvador que nos da fuerza cuando somos débiles y que nos consuela en todos nuestros momentos de necesidad.

Amamos y servimos a un Padre bueno y misericordioso, y no merecemos el amor, la gracia y la misericordia que él nos prodiga tan libremente. ¿Qué otra cosa podíamos hacer sino darle gracias y alabanzas interminables a cambio?

Aquí hay algunas maneras en las que puedes decir “gracias, Dios” hoy:

Una oración de gratitud

Gracias por su asombroso poder y trabajo en nuestras vidas, gracias por su bondad y por sus bendiciones sobre nosotros.

Gracias que eres capaz de traer esperanza incluso en los momentos más difíciles, fortaleciéndonos para tus propósitos.

Gracias por su gran amor y cuidado. Gracias por tu misericordia y gracia. Gracias por estar siempre con nosotros y por no dejarnos nunca. Gracias por su increíble sacrificio para que podamos tener libertad y vida. Perdónanos por cuando no te agradecemos lo suficiente, por lo que eres, por todo lo que haces, por todo lo que has dado. Ayúdanos a poner nuestros ojos y nuestros corazones en ti de nuevo.

Renueva nuestros espíritus, llénanos de tu paz y alegría. Te amamos y te necesitamos, este día y todos los días. Te alabamos y te damos gracias, porque sólo Tú eres digno!

En el nombre de Jesús,

Amén.

Versos de agradecimiento de la Palabra de Dios

“Venid, cantemos de gozo al Señor; gritémosle con alegría a la roca de nuestra salvación. Acerquémonos a su presencia con acción de gracias; hagámosle un alegre ruido con cánticos de alabanza. Porque el Señor es un gran Dios, y un gran Rey sobre todos los dioses”. Salmo 95: 1-3

“¡Entra por sus puertas con acción de gracias, y por sus atrios con alabanza! Dadle gracias, bendecid su nombre! Porque el Señor es bueno; su misericordia es eterna, y su fidelidad a todas las generaciones”. Salmo 100: 4-5

“Da gracias al Señor porque es bueno, su amor es eterno.” Salmo 118:29

“Te daré gracias, Señor, con todo mi corazón; te contaré todas tus maravillas.” Salmo 9: 1

“Daré gracias al Señor por su justicia, y cantaré alabanzas al nombre del Señor, el Altísimo.” Salmo 7:17

Más Versos de Agradecimiento

“Dejad que vuestras raíces crezcan en él, y que vuestras vidas se construyan sobre él. Entonces tu fe se fortalecerá en la verdad que te enseñaron, y te desbordarás de gratitud”. Col. 2: 7

“Y que la paz de Cristo gobierne en vuestros corazones, a la que en verdad fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos”. Col. 3: 15

“Dedíquense a la oración, siendo vigilantes y agradecidos.” Col. 4: 2

“Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto, desciende del Padre de luces con las que no hay variación o sombra debido al cambio.” Santiago 1:17

“No os preocupéis por nada, sino que en todo, mediante la oración y la súplica y la acción de gracias, se den a conocer vuestras peticiones a Dios”. Filipenses 4:6

Este contenido fue adaptado de “The Power of Gratitude: 21 Verses of Thanks to God” por Debbie McDaniel.

Una oración por un corazón verdaderamente agradecido

Señor, enséñame a ofrecerte un corazón de acción de gracias y alabanza en todas mis experiencias diarias de vida. Enséñame a estar siempre alegre, a orar continuamente y a dar gracias en todas mis circunstancias. Los acepto como Tu voluntad para mi vida (1 Tesalonicenses 5:16-18). Anhelo llevar placer a Tu corazón diariamente.

Romper el poder del enemigo en mi vida. Derrotarlo con mi sacrificio de alabanza. Cambiar mi punto de vista y actitud en uno de contentamiento alegre con mis circunstancias actuales. Te doy gracias por…[Nombra una circunstancia difícil en tu vida en este momento y dale gracias a Dios por ello.]

Jesús, quiero ser como Tú que obedeces al Padre sin quejarme. Tú abrazaste las cadenas de la humanidad cuando caminaste en esta tierra. Convénceme cada vez que me queje o me compare con otros. Dame Tu actitud de humildad y aceptación agradecida. Quiero ser como el apóstol Pablo, que aprendió el contentamiento en toda circunstancia.

Elijo ofrecerte continuamente un sacrificio de alabanza, el fruto de labios que alaban tu nombre (Hebreos 13:15). Deseo traer una sonrisa a tu rostro. Enséñame el poder de un corazón agradecido. Sé que Tu verdad mora en un corazón agradecido.

“Alabaré al Señor por su justicia y cantaré alabanzas al nombre del Señor Altísimo. Señor, Señor nuestro, ¡qué majestuoso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria sobre los cielos” (Salmo 7:17-18:1). En el nombre de Jesús, amén.

Leave a Reply