oracion

Oración de la mañana al levantarse

A lo largo del día, debemos ser conscientes de que Dios desea escucharnos continuamente. Pero, ¿cómo podemos hablar con Dios cada minuto cuando estamos obviamente ocupados?
Ante todo, nos consuela el hecho de que alguien, en algún lugar del mundo, esté orando. Cuando nos tomamos tiempo para orar, podemos unirnos a los demás y, a su vez, ellos se unen a nosotros para que cada minuto, Él escuche de nosotros a través de los demás.

Segundo, entendemos que incluso nuestras obras pueden ser una forma de oración cuando las realizamos intencionalmente como actos de amor. Como nos asegura el Catecismo, “Él’ora sin cesar’, que une la oración a las obras y las buenas obras a la oración. Sólo así podemos considerar realizable el principio de orar con cesación” (CIC, 2745).

Ya sea que estemos lavando la ropa o preparándonos para una reunión de la junta, cuidando a los niños u operando a un paciente, asistiendo a la escuela o enseñando en la escuela, necesitamos a Dios con nosotros en todo momento. Que podamos comenzar uniéndonos con todas las mujeres del mundo para unir la oración a nuestras obras y nuestras buenas obras a la oración.

Oraciones de la mañana

En el momento en que despertamos, podemos elegir el tono de nuestro día. Podemos decidir estar cansados y ser negativos sobre el día que tenemos por delante o podemos elegir ser las mujeres fuertes y positivas que Dios nos hizo ser. Cuando nuestros pies tocan el suelo, es el momento perfecto para “pensar positivamente”.

Pónganse en la presencia del Señor en los primeros momentos de cada día. Descubrirás que todo el día mejora con esa pequeña ofrenda. Habla con él. Te espera en la quietud, en el silencio de tu corazón. Habla.

Buenos días, Señor

Saludamos al Señor al levantarnos para que podamos ofrecer nuestro primer pensamiento, nuestras palabras frescas a Aquel que puede llevarnos a través de nuestro día ocupado. Antes de que nuestros pies toquen el suelo o que nuestros hijos se levanten o que nuestras mentes se llenen con los eventos ocupados del día, tomamos un momento para hablar con nuestro Dios misericordioso.

¡Buenos días, Señor!
Te ofrezco mi día,
Todas mis alegrías y mis sufrimientos, mis preocupaciones y mis preocupaciones,
Mis logros y mis fracasos.
Todo lo que tengo, todo lo que hago, es tuyo.
Mantenme a tu cuidado. Guárdame en mis acciones.
Enséñame a amar y ayúdame a dirigirme a ti durante todo el día.
El mundo está lleno de tentaciones. A medida que avanzo en mi día,
manténgame cerca.
Que aquellos con los que me encuentro sientan tu presencia amorosa.
Señor, sé la obra de mis manos y de mi corazón.
Amén.

Me entrego a ti

Tuvimos que aprender a mirar nuestra vida cotidiana, todo lo que se cruzaba en nuestro camino cada día, con los ojos de Dios. -Walter J. Ciszek, SJ

Señor, abre mi mente para que pueda ser consciente de tu presencia en mi
la vida diaria.
Abre mi corazón para que pueda ofrecerte todos mis pensamientos.
Abre mi boca para que pueda hablarte a lo largo de mi día.
Le agradezco que desee escuchar mi voz. A ti te lo doy todo.
Ayúdame a hacer tu voluntad, cada hora de cada día.

Señor, dame la gracia del día de hoy

Nada, lo poco que pueda ser, si se sufre por Dios, puede pasar sin mérito a los ojos de Dios. -Thomas à Kempis

Señor, dame la gracia por hoy.
Ante mí, el día se avecina con grandes posibilidades y aún mayor
desafíos.
Lo pongo todo en tus manos.
Ordena mi día y ordena mi vida.
Ayúdame a aceptar cada desafío,
estar abierto a todo lo que tienes que dar y ver todo como una oportunidad.
Un momento a la vez. Una persona a la vez. Un regalo a la vez.
Ayúdame a respirar en tu Espíritu y a exhalar
cualquier temor que pueda hacerme cuestionar y preocuparme.
El mundo causa estrés. Tú ofreces paz.
¡Te elijo a ti!

Porque la confianza en Dios

Confía en el Señor con todo tu corazón, y no confíes en tu propia perspicacia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus sendas.
-Proverbios 3:5-6

¿Con qué frecuencia nos cuestionamos a nosotros mismos cuando estamos tratando de hacer lo correcto? ¿Con qué frecuencia nos sentimos temerosos de las consecuencias de nuestras acciones a pesar de nuestros mejores esfuerzos? En palabras de San Juan Pablo II, “¡No tengáis miedo!” El Dios que nos ama lo suficiente como para morir por nosotros, puede ser confiado para cuidar de cada una de nuestras necesidades. Todo lo que pide a cambio es un reconocimiento. Ofrece esta pequeña oración de Santa Faustina Kowalska.

Jesús, confío en ti. Jesús, confío en ti. Jesús, confío en ti.

Leave a Reply